Full day a la Laguna Huacachina, Ica (Perú)

Un oasis en medio del desierto que transmite paz y mucha adrenalina a la vez. Un día de full diversión y cambio de ambiente en la laguna de la Huacachina de Ica.

El plan: ¿Cómo aprovechar el día?

Muy temprano, a las 7 de la mañana, salimos por la carretera en auto particular a 120 km. por hora. La adrenalina no se hace esperar y es que las ganas de llegar son grandes.

Recorremos toda la carretera Panamericana Sur,  pasamos por la ciudad de Cañete, luego Chincha y a una hora más Pisco. Luego a otra hora más, tenemos a la linda ciudad de Ica que se encuentra a 300km. desde la ciudad de Lima y la laguna de la Huacachina a 5km. más. (Ver también: Paracas, paraíso iqueño en Perú)

Desde que ingresas, en el camino a Ica, el sol empieza a destellar con fuerza y es que son las 12pm y debes saber que es necesario llevar bloqueador, gorra, lentes de sol y ropa ligera.

Al entrar a la laguna, muchos proveedores de los areneros (tubulares) te ofrecerán sus servicios, el precio promedio es de S/. 35 soles ($11.00) por una hora. Como el sol quema con fuerza optamos primero por visitar la laguna, recuerdo haberla visitado hace unos años atrás y luce igual, con sus aguas tranquilas, de color verde esmeralda, con algunos patitos y peces que disfrutan de su hábitat natural.  Muchas personas se divierten alrededor de ella y hay un servicio de botes pedalones (S/.10.00 por persona) donde disfrutarás recorrer la laguna y a la vez hacer un poco de actividad.

Llega la hora de almuerzo y decidimos elegir el hotel Mossone que se ubica en frente la laguna, el plato promedio cuesta unos S/. 35 soles ($11.00) con una hermosa vista a la piscina y/o a la laguna podrás disfrutar de un buen momento con diferentes platos bastantes atractivos.

Quisimos conocer un poco más la historia de la laguna de la Huacachina y porque la llaman así:

“Cuenta la leyenda que cerca de este lugar vivía una joven princesa incaica, que era conocida por todos como Huacca-China (la que hace llorar). Esta princesa huye de un sátiro hombre que la quería raptar y ella llevaba consigo un espejo el cuál en una noche cae junto a ella tras la prisa y de esta manera se forma la laguna y es de ahí que la llaman “la que hace llorar”, la laguna, dicen, está llena de las lágrimas de la princesa”

Son las 5pm y listos para la adrenalina de recorrer las dunas iqueñas en areneros y/o tubulares. Con mucha fuerza, subimos y bajamos por doquier a cuestas por las montañas, presiona el acelerador y agárrate bien del cinturón de seguridad.

El paseo consta de tres bajadas en sandboard cada vez culmines una montaña, la siguiente será aún más alta, la adrenalina es incomparable, recomendamos seguir las instrucciones del guía para no tener inconvenientes. ¡Esto es deporte de aventura puro!

Al ver el sunset nos quedamos sumamente agradecidos por tan bello paseo, un full day de diversión y de paz al mismo tiempo que te embargará en todos los aspectos posibles.
Con ustedes algunas imágenes…

 

 

 

Comments

comments

Tagged with:    

About the author /


Claudia Castillo

Comunicadora social de vocación, amante de los viajes, la música y las películas de todos los tiempos. Si hubiera podido vivir en una época en especial no hubiera dudado de los 70´s y haber disfrutado más de la moda vintage.

Comments

Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Acerca del cactus

Caminando por ahí, me encontré un cactus en el camino, el me quedé mirando y yo a él, desde entonces decidí llevármelo para hacerlo parte de mi recorrido, las espinas son solo para protegerse.