Llegar a El Calafate y al Glaciar Perito Moreno

Como comenté en mi post anterior (Ver: De Buenos Aires a Ushuaia – “La ciudad del fin del mundo”) una de las razones por la que no me arrepiento de haber tomado un bus y no avión desde la capital Argentina rumbo a la Patagonia hasta Ushuaia es que aproveché en el camino en conocer el hermoso e imponente Glaciar Perito Moreno y por ello aquí les comparto como lo hice.

De Buenos Aires a El Calafate:

Si te encuentras en Buenos Aires y quieres visitar este glaciar o ir a Ushuaia, que también puedes aprovechar, lo primero que debes hacer es llegar a Rio Gallegos siempre es la conexión a donde debes llegar, y los buses para allá salen desde el terminal del Retiro y pagas unos 6,000 pesos argentinos. Estos solo llegan directo hasta ahí y tardan como día y medio en llegar en bus. De ahí tomas otro bus hasta El Calafate o a los otros destinos hermosos que conocer alrededor.

El Calafate, está ubicado en la provincia de Santa Cruz, es una ciudad situada en la ribera meridional del Lago Argentino, en la región de la Patagonia. Se puede llegar en avión desde BA, claro está, te toma 3 horas, pero en mi caso yo me encontraba en Ushuaia y al regreso a Buenos Aires por la Ruta 3 quise hacer un desvío necesario e irme desde Ushuaia hasta Rio Gallegos. La cual, era la única forma de llegar.

Como, en mi caso, si estas en Ushuaia y aún te queda tiempo de volver y seguir recorriendo, o lo planificaste antes o si deseas también hacerlo como yo, el viaje desde Ushuaia hasta ahí tarda unas 12 horas más o menos por eso es mejor tomarlo muy temprano y lo puedes hacer cerca del puerto. Mi bus salía a las 5 am y no lo separé solo me acerqué temprano al puerto y desde ahí ya se encontraban dos compañías de buses  recogiendo pasajeros para este trayecto.

La empresa con destino a Rio Gallegos desde Ushuaia se llamaba TAU Tecni Austral  y salí a las 5.00 am y llegué a las 17.30 horas, es decir unas 12 horas de viaje aproximadamente. El costo me salió unos $785.00 pesos argentinos (Vamos sumando presupuesto). Lo bueno de este bus es que en el camino te dan Café y algún sándwich para el camino como desayuno.

La ruta está cubierta por hermosos paisajes verdes y si es temporada de lluvias será más frío, pero como lo hice acabando marzo aún no había mucha nieve, ni tanto frío. Si quieres saber si la ruta es pesada ¡si lo es! Resulta que como dije en mi post anterior debes salir de tierras argentinas y entrar a la Patagonia chilena y nuevamente ingresar y hacer un traspaso en Ferry, pero descuida que la compañía de buses lo hace por ti, solo debes tener a la mano tus documentos para que agilices el proceso en migraciones de ambos países.

Llegando a Rio Gallegos por la tarde, no esperé más y de inmediato compré mi pasaje rumbo a El Calafate el cuál me costó $395 pesos y salí a las 20.30 horas, el viaje demora unas 4 horas por lo que llegué a la media noche, si tienes ese plan, recomiendo reservar ya un hospedaje porque la estación está un poco alejada del centro, sino igual caminando hay muchos lugares que ofrecen hospedaje. A mí me pasó algo curioso que el bus conocí dos señoras muy lindas una chilena y una argentina que al llegar como no había reservado nada me ofrecieron quedarme en su hospedaje, ya que habían reservado una cabaña entera y sobraban varias camas, no es algo fácil de aceptar, pero me dieron mucha confianza además que una de ellas me dijo que le hacía recordar a su hija y no querían que nada malo me pase ¡Muy lindas personas! Me ahorré hospedaje esa noche, pero por lo general los encuentras de todos los precios desde $15 usd en adelante, dependiendo lo que busques. Si estas en grupo mejor usa un tipo Airbnb.

Muy temprano luego de darme un baño caliente para preparar mi travesía, salí nuevamente para la estación de buses de El Calafate y compré un pasaje que me trasladara desde Calafate hasta el Glaciar. Hay varias compañías que ofrecen ese tour y yo afortunadamente por un buen precio de $250 pesos en Cal Tour conseguí a las 10 am poder tomar una excursión de ida y vuelta al glaciar, cabe resaltar que existen diferentes tipos de excursiones donde te incluyen caminar alrededor del Glaciar y visitar otros destinos más, pero eso te tomará más tiempo. Y yo realmente estaba un poco ajustada con los tiempos. Así que este me fue perfecto,  ya que el tour era de 10 am hasta las 4pm. Igual al final les comento que otras cosas puedes conocer saliendo desde El Calafate.

Este tour lo recomiendo ya que es muy especializado y la guía turística era muy amable, Se llama Aiken Patagonia la empresa que brinda este servicio asociada a Cal Tour al parecer, incluso pueden ver en su página de Facebook el viaje que hacen. No suelo decir nombres de empresas de tours ya que a veces no es acertado, pero con ellos no se equivocarán.

Para ayudarlos les cuento un poco en que consiste, pues el paseo va por toda la Bahía Redonda rodeando una hermosa vista de el Lago argentino con lindos flamencos a la vista, luego de unas fotos por el Cerro de la Comisión (Elefantes), y alguna breve explicación política sobre la familia Kirchners que tienen muchas casas por ahí. Todo el camino tiene lindas vistas, desérticas con vegetación, pero en temporada de invierno, me dijeron está lleno de nieve.

Nos toma una hora y media más o menos para llegar al Parque Nacional Los Glaciares donde dependiendo de la nacionalidad debes abonar $260 pesos para entrar, pero para argentinos o países del Mercosur creo es la mitad de precio, sin embargo al ser de Perú, pues me tocó pagar igual que los Europeos que venían conmigo.

Desde que ingresas, lindos países iluminan tus ojos y descubres lo increíble de la naturaleza y todo tan cerca de ti. Caminando un poco más llegas al mirador, desde donde se observa de manera imponente el hermoso Glaciar Perito Moreno. Este glaciar siempre lo veía por fotos, no pensé conocerlo tan pronto, pero ahí estaba listo para admirarme y deslumbrarme, hasta me regaló grabar un desprendimiento que adjunto al final de este artículo. Pero la ruptura más grande se desarrolla cada cuatro o cinco años y ¡ese era el año! pero a mí me tocó presenciar ya algunos rezagos de ello porque fui, para mi mala suerte, unos 5 días después, pero al menos algo pude ver.

Quiero recalcar que verlo es un espectáculo único en el mundo y me dijeron que nunca es igual. Ya que siempre hay desprendimientos y luego empieza de nuevo el ciclo. Pero no los quiero confundir, es lo que pude entender desde mi perspectiva.

Para ver el glaciar desde más cerca, y no solo del mirador se puede alquilar un viaje en ferry que me costó unos $200 pesos y el tiempo de ir y venir a lo más cerca del Glaciar tarda una hora aproximada. Pues se disfruta mucho de este paseo porque te sientes que estuvieras en pleno polo sur o la Antártida.

Luego de seguir admirando desde el mirador este glaciar y grabando algunos desprendimientos como quieran llamarlo el tour se terminó, pero muy agradecida con la naturaleza por regalarme este tipo de experiencias.

Llegando nuevamente a El Calafate me tocó conocer la ciudad y algunos puntos de interes, muy ordenada y bonita para mi gusto, incluyendo el bar de hielo (recomendado). Mi bus de regreso a Rio Gallegos salia a las 3 am, así que tenía que hacer hora por ahí y pagar nuevamente los $395 pesos que me costó ese viaje. Por lo que llegué muy temprano de regreso.

Para quienes tienen más tiempo y deseen más aventura les cuento que esta provincia de Santa Cruz y en especial el Parque Nacional Los Glaciares tiene otros atractivos cerca para conocer como el famoso Chaltén al pie del Fitz Roy para los amantes del trekking. Hasta se puede acampar ahí. Estos tours los encuentras ofertados en todo el centro de El Calafate, así que no hay pierde, puedes decidir ahí mismo que hacer.

De Rio Gallegos a Buenos Aires

El volver desde Rio Gallegos a Buenos Aires ya se me hacía muy pesado y un poco caro porque había gastado un poco más de mi presupuesto en Ushuaia y ya estaba muy ajustada, por lo que afortunadamente conocí un amigo que iba a Bahía Blanca lo que se convirtió sin quererlo en un autostop sin haberlo pedido, algo que les pasa a las viajeras, (Igual a seguir mucho la intuición por seguridad) así que luego de casi día y medio sin parar llegué a Bahía Blanca y desde el terminal de ómnibus de ahí tomé un bus que tarda unas 8 horas hasta Buenos Aires y me costó unos $900 pesos. Si deseas puedes hacer paradas en esta Ruta 3 de Rio Gallegos a Buenos Aires o viceversa y conocer lugares hermosos en el camino como Puerto Mandryn, Trelew, Comodoro Rivadavia, entre otros. Si lo quieres hacer directo el costo de Rio Gallego a Buenos Aires esta unos $ 2,660 pesos argentinos y que fue lo que pagué al principio en la ida.

Espero no haberlos mareado con tanto palabreo, pero considero se necesita tener muy claro todo para que este hermoso recorrido sea una agradable experiencia.

Gracias por seguir mi recorrido y los espero en mis próximos artículos de otros destinos alrededor del mundo. También pueden seguirme en mis cuentas de Facebook, Instagram y Twitter y próximo Youtube.

Finalmente termino este artículo con mis típicas frases viajeras que en esta oportunidad se resumen a que “El tiempo es tan corto que lo más importante que quedará en los recuerdos de tu vida al pasar los años, no será lo que tienes contigo, sino lo que recorriste cada día”.

Datos útiles: (Actualizado 2017)

Mi presupuesto de viaje a Calafate con transporte ida y vuelta de Rio Gallego, tours y hospedaje: $4000 pesos argentinos o $200 usd aproximadamente.

Mi presupuesto de pasaje de Buenos Aires a Rio Gallegos ida y vuelta ( Andesmar S.A): $7,130 pesos argentinos $400 usd aproximadamente

Clima: Frío y seco, en el Parque Nacional, hay muchas lluvias. Las temperaturas oscilan entre una máxima de 20°C en verano y una mínima de -3°C en invierno. ¡A llevar ropa adecuada!

 

Comments

comments

Tagged with:     , ,

About the author /


Brenda Navarro

Marketera de vocación y viajera apasionada. Siempre me gustaron los cactus y su filosofía de existencia y supervivencia.

Comments

Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Acerca del cactus

Caminando por ahí, me encontré un cactus en el camino, el me quedé mirando y yo a él, desde entonces decidí llevármelo para hacerlo parte de mi recorrido, las espinas son solo para protegerse.